Overpromise: Serrajòrdia (Sant Cugat del Vallés)



La antigua Fleca Estació de Sant Cugat del Vallés, ahora llamada Serrajòrdia, apetitosamente decorada y ubicada en un lugar privilegiado como sugería su viejo nombre, promete en versalitas “TALLER DE PA” en su recién estrenado letrero. Se trata de una panadería de solera según puedo leer en Internet. De hecho, ahí se vende pan desde hace casi cuarenta años.

Dado mi debilidad por tan sencilla materia prima no podía resistirme a la llamada del letrero. Ni a Crustó se les ha ocurrido una promesa tan efectiva y a juzgar por el continente, Serrajòrdia no tiene nada que envidiarles. La ubicación es inmejorable, el letrero persuasivo como pocas campañas publicitarias, la ambientación actualizada a los tiempos y tendencias como rezan algunos artículos, el aspecto de las piezas de pan rústico como si fueran Oysters de Rolex.

Felca SerrajòrdiaFleca Serrajòrdia

A mi pregunta de qué masa se trataba, la dependienta se excusó por no saberlo y asesorada por una compañera a cierta distancia, me prometieron una mezcla de harinas con masa madre. La respuesta no era muy aclaratoria, pero ¿quién se resiste a un Oyster de Rolex? Al darme la bolsa me sorprendió el poco peso y durante el viaje a Barcelona, resistiéndome a probarlo, me asombró la ausencia de aroma. Abrí un momento la bolsa para meter la nariz y, efectivamente, ahí estaba el olor a Oyster de Rolex. Hacía tic-tac y marcaba la hora, todo controlado.

Por fin en casa lo extraje del envoltorio. Le di la vuelta y abrí la tapa. Quería ver la maquinaria, el mecanismo automático, apreciar su artesanía de 48 años como prometía el letrero de la entrada, con su taller de obradores a la vista. Pero ahí solo había un pan de leña como dicen algunos clientes de Repsol.

Wilsdorf & Davis no eran ni relojeros ni suizos, pero levantaron un imperio en La Chaux-de-Fonds en el cantón de Neuchâtel. Su principal preocupación es la piratería de sus modelos y como recuperarse del frade Ponzi de Bernard Madoff. Ya se sabe, el continente no garantiza el contenido, una vieja regla en publicidad. Te puedes hacer con un Oyster en Shangai, pero al final el pan no es para lucirlo en la muñeca.

Me he apuntado a su Newsletter. A ver si se animan a fabricar otro modelo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s