Coure: el chup-chup no ablanda el dígito binario



Mientras preparaba este post sobre el restaurante Coure me creía que no tenían ni siquiera página estática en Internet. Tuve que buscar en ICANN para darme cuenta que su chef, Albert Ventura, sí registró el dominiodel Coure en Agosto del 2006. Hice clic, pero no pasaba nada.

Restaurante CoureLa barra del Coure

En la tarjeta del restaurante no figura localizador alguno. Así que empecé por buscar en Facebook donde sólo veía quince me gustas, Foursquare con ochenta check-ins y Pinterest, donde no había nada. Google Maps reflejaba nueve opiniones muy favorables, cincuenta y cuatro aparecían en las enormes bases de datos de Restaurantes Barcelona y Vip Gourmet, y veinticinco más en el temido y potente TripAdvisor con la misma notación.

Incluso, he ahí una de las valoraciones más fiables para mí, el exigente bloguero y experto culinario Ricard Sampere en Els meus restaurants también lo aprobaba con nota. Sólo expresa una velada crítica por la copa de vino incluida en el menú temporada, observación que comparto, pero que tiene explicación.

La cocina del Coure es exquisitamente delicada. Con platos muy elaborados para paladares sensibles, por un momento me creía sentado en el Akelarre de Subijana, especialmente en el momento del postre. En compañía de cuatro comensales, confieso haberme despistado de la conversación en algunos momentos por culpa de Albert Ventura y su equipo. El Coure es de los pocos restaurantes al que podrías ir a comer solo y sentirte acompañado. Los platos tienen alma.

Y justo en ese momento de la redacción del post, en la parte derecha de mi pantalla y tras un largo chup-chup, empezaba a animarse el site de Albert Ventura. Una cámara colocada verticalmente sobre la encimera enfocaba la preparación de sus platos. Un sitio sencillo y sincero, pero mal valorado por Google. Internet no tiene espera y difícilmente la mágia de Albert Ventura subirá en el PageRank. Google no tiene alma.

El dígito binario, al contrario de los alimentos, no se ablanda con el tiempo de cocción. Pero, forma parte de la reputación de un restaurante. Google no tendrá alma, pero entiende de usuarios. El Coure debería aparecer en la primera página, sin lugar a dudas, por merecérselo y por futuro. En este caso, el chup-chup no beneficia.

Un local íntimo y escondido en el Passatge Marimón de Barcelona: muy recomendable. Gracias Pietro por habérmelo descubierto y, por cierto, Ricard, lo del vino en el menú es como lo del ron en una piña colada cuando llevas brazalete vip en un resort. Yo también recomiendo la carta de vinos, aunque con referencias -para un servidor- nada fáciles. Si tuviera que expresar el Coure musicalmente sería así.

Coure, Passatge de Marimon, 20 (Barcelona). Tf. +34 932 007 532

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s