Dale un Vaso de Oro a tu princesa



En una calurosa tarde de Agosto, recién duchados y arreglados para irnos a cenar, saltamos al pantalán y cruzamos las dos verjas que separan Marina Port Vell del barrio de la Barceloneta. Iba en compañía de una jovencita rubia con ojos azules, dice que conocida también como Princess O, dispuesta a dejarse sorprender por Manitas de Cerdo, pero sin tener en cuenta que este blog solo se decanta por lo auténtico.

Tenía dos direcciones apuntadas: el carrer Baluard 56 y Balboa 6. Cruzamos el Passeig Joan de Borbó y nos adentramos en el enjambre del barrio marinero por la Plaça de la Barceloneta, pasamos por delante de la Parroquia de Sant Miguel del Port y tras un zigzag por un par de calles nos plantamos delante de la puerta de la Cova Fumada: ‘tancat per vacances’ (cerrado por vacaciones). La rubita me miró con descrédito: ‘bloguero de pacotilla’ debió pensar. Pero, no le di tiempo a verbalizar la crítica y avancé con paso firme en dirección opuesta por Baluard con rumbo a Balboa.

Cerveceria_El _Vaso_de_OroCervecería El Vaso de Oro

El Vaso de Oro es una cervecería en los bajos de un anodino edificio de viviendas cercano a la Ronda Litoral. Identificarás el sitio gracias a unas enormes letras amarillas de tipografía gótica y dudoso gusto, supongo que en recuerdo del origen centroeuropeo de esa bebida fermentada.

Desde fuera el sitio no parece prometedor y, desde dentro, tampoco gana mucho. No me atreví mirar a la cara de la rubita. Simplemente le señalé un sitio en la abarrotada y estrecha barra, pidiendo paso y a la vez disculpas a los animados clientes. No sé si por la falta de espacio, por la cantidad de gente o porque simplemente ahí todo el mundo hablaba como marineros en pleno temporal, la noche no apuntaba a romántica.

Una caña –vociferé al paso de un ajetreado camarero, uniformado al estilo del restaurante José Luís de Diagonal-Tuset. Pero, la caña no venía. Los lobos de mar de mi derecha, más impacientes que yo, volvieron a reclamar las suyas, sin darse cuenta que en El Vaso de Oro las cañas se tiran con arte y final de crema, que no espuma, y eso requiere su tiempo.

Princess O estaba confundida. En cambio, el de Manitas de Cerdo (MdC) se sentía victorioso. Un final de crema en una caña es una inconfundible señal de autenticidad y un personal ajetreado, pero alegre, un signo de confianza. Pero, como suele ocurrirme a veces, escribo sobre sitios en Manitas que otros ya aprecian desde hace medio siglo. Sólo hay que echar un vistazo a la categoría histórica de la galería de fotos del Vaso de Oro.

Me pasé al vino blanco, unos excepcionales pimientos de Padrón y probablemente el mejor rape fresco de mi vida, hecho a la plancha y acompañado de unos sabrosos y pequeños tomates abiertos por la mitad. La rubita no daba crédito cómo tanta gente se abarrotaba en tan pocos metros. No entendía cómo un camarero reclamado constantemente no paraba de hacer bromas y lanzaba las comandas con mejor voz que nadie. No entendía por qué todo el mundo tiraba las servilletas al suelo ni por qué el bloguero de MdeC estaba en su salsa.

Si buscas algo auténtico en la Barceloneta y tu princesa -no como mi hijita de esta historia- está dispuesta a renunciar a unas velitas, escápate a la Cervecería el Vaso de Oro. No es un sitio romántico, pero es todo lo demás. Advertencia: llévate dinero de verdad. En el Vaso de Oro el dinero de plástico solo sirve para quitar las migajas de pan entre tapa y tapa.

Cervecería El Vaso de Oro (Barcelona), Balboa 6. Tf. 933 193 098

Anuncios

Un comentario en “Dale un Vaso de Oro a tu princesa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s